Páginas

martes, 14 de noviembre de 2017

VAMOS A LEER


¡Hola familias!

En esta entrada en el blog, como siempre voy a comenzar con una pregunta: ¿conocéis a alguien que “se agobie” porque el hijo/a del amigo, del vecino, del primo, de… ¡ya sabe leer, escribir, sumar!... y si me apuras mucho te diré hasta la lista de los reyes godos?

Pues sí, esta es una realidad con la que nos topamos, pero no en el aula, sino fuera de ella, ya que los niños aprenden sin preocuparse si su compañero “sabe más o menos”, en el aula cada uno trabaja a “su ritmo”.


Todos y cada uno de los niños van a aprender a leer y escribir pero cada uno lo va a hacer “a su ritmo”. Este ritmo lo respetamos mucho en Casa de Colores.


Al igual que no todos los niños caminan o hablan a la misma edad (pero todos terminan haciéndolo), no todos leen o escriben a la misma edad.

Cada uno tenemos nuestro ritmo de aprendizaje. Los ritmos de aprendizaje los podemos definir como:” la capacidad que tiene un individuo para aprender de forma rápida o lenta un contenido”. Pues, respetemos ese ritmo de aprendizaje.


Antes de poder aprender a leer y escribir es fundamental que los pequeños cuenten con una serie de requisitos básicos (por ello es tan importante la grafomotricidad y la psicomotricidad fina en estas edades).




Por eso os pido: “no corráis, no tengáis prisa, y lo más importante, no hagáis nunca comparaciones con nadie, ni os creáis todo lo que os cuentan”.

Vuestro hijo/a aprenderá a leer y a escribir. Pero VAMOS A HACERLO BIEN.

Como se suele decir: “despacito y con buena letra”. Prestando atención a cada niño, a su ritmo de aprendizaje y observando si ha alcanzado esos requisitos que necesita tener para poder seguir avanzando.

Recordad siempre: “SI EL PLAN NO FUNCIONA CAMBIA EL PLAN, PERO NO CAMBIES LA META”.


Seño Maribel

lunes, 6 de noviembre de 2017

MANIPULACIÓN DE MATERIALES EN EL AULA

Como educadora quiero destacar la importancia que tiene poder disponer de diferentes materiales en el aula, ya que en esta etapa los niños aprenden a través de los sentidos (percepción sensorial); esto les permite comenzar a descubrir y explora su entorno.


Con la llegada del otoño tenemos una gran cantidad de elementos que ofrecerles: hojas secas, frutos (manzana, castaña, nueces, uvas, granadas, etc.)



Con estos materiales podemos clasificarlos según la forma y la textura, color, olor…
Podemos utilizarlos en diferentes actividades escolares y diferentes juegos.
Podemos trabajar en forma individual o colectiva.




Los materiales son un soporte que tiene la finalidad de respaldar la labor educativa y comprender el mundo que les rodea.

Un saludo de la seño Marcela


martes, 17 de octubre de 2017

Inicios, proyectos...magia

Van pasando las semanas y la clase comienza a afianzarse.

Día a día descubro la personalidad de cada peque:

El que me mira y sonríe…
El que guarda su osito y su chupete en la mochila porque ya se siente seguro y no lo necesita…
El que se aferra  a mi pierna para darme un gran abrazo…
El que entra llorando y al cerrar la puerta corre a realizar la actividad…
El que me imita…

Nos vamos conociendo y todo va siendo más fácil…. ya surge solo.

Además de muchas actividades, hemos comenzado a trabajar el otoño, el círculo y por decisión unánime de la clase, y sin planificar el proyecto: “La Música”.



Todos los días en nuestro rincón musical tocamos la guitarra y cantamos.
Los peques me han sorprendido trayendo a clase, eso sí, con muchísima ilusión, sus instrumentos musicales; la música nos contagia de alegría compartida; así comenzamos nuestro proyecto: con ilusión, fuerza y muchísimas ganas.

Con cariño la seño Ana
Porque educar es llegar al corazón del niño, activarlo, conectar con él; cuando hemos llegado ahí, automática y mágicamente se activa el resto de su cuerpo y de su mente y  junto a ellos la seño se contagia con la misma intensidad de esa magia.